El perro chino crestado dos cuerpos distintos Ciervo y Cobby

Pubicado enCategoríasPerros

El perro chino crestado

 

El perro chino crestado estaba casi extinguido hasta el año 1.966, en que Mrs. Ruth Harris de Gloucestershire en Inglaterra contactó con una anciana en Estados Unidos, que tenía los únicos ejemplares que quedaban de la raza.

Mrs. Harris importó varios ejemplares. La raza se mantiene tanto para las exposiciones como para animales de compañía.

 

Borlas de polvos

 

El perro chino crestado es contento y disperso, es un perrito extremadamente activo, que simplemente no puede resistir la tentación de usar la habitación como circuito de carreras.

Es, no obstante, encantador, razonablemente inteligente, de buen carácter y normalmente bastante fácil de educar en la correa.

Extraños pero ciertos, son esos ejemplares peludos de la raza conocidos como borlas de polvos, aparecen en casi todas las camadas, y se cree que es el camino que sigue la naturaleza para mantener a los otros cachorros calientes.

El perro chino crestado tiene dos tipos de cuerpo distintos:

  • El ciervo, que es muy vivo y de huesos delgados.
  • El Cobby, que es más pesado de cuerpo y huesos.

Mide entre 28 y 33 cm desde la cruz y las hembras entre 23  y 30 cm. El peso varía entre considerablemente pero no debería sobrepasar los 5,5 kg .

 

El perro chino crestado características

 

  • Carácter: Alegre, nunca vicioso, con muchísima energía y cariñoso.
  • Ejercicio: Le gusta ir de paseo pero tiende a ejercitarse el solo corriendo de un lado para otro de la casa.
  • Cuidados: Bañarlo alrededor de cada tres semanas; la piel tiene que ser tratada con crema para bebes. La cresta y el penacho de la cola hay que cepillarlos. Para las exposiciones hay que afeitar cualquier pelo fuera de su sitio.
  • Alimentación: Tiene un gran apetito de media comerá de 1/2 a 3/4 de lata ( de 400 gr ) de un producto cárnico de una marca conocida, añadiendo galletas a partes iguales.
  • Longevidad: Media.
  • Faltas: Incluyen ojos claros, Deberían ser tan oscuros como para parecer negros.